fbpx

Protección solar

Protección solar

Un bronceado saludable

Por: Patricia Ledesma

Las vacacio nes de verano están llenas de diversión, mar, arena y, por supuesto, mucho sol, por lo que los cuidados de la piel se hacen imprescindibles, ya que todo lo que se ha dicho y escrito sobre los efectos perjudiciales de los rayos UV es cierto.

Con la disminución de la capa de ozono, la superficie del planeta recibe cada vez mayor radiación ultravioleta (UV) proveniente del sol que puede penetrar hasta el núcleo de las células, dañándolas seriamente. Aunque el sol es fuente de luz y calor, y produce efectos benéficos como favorecer la síntesis de la vitamina D, si nos exponemos mucho a él
puede desencadenar enfermedades y alteraciones en la piel, como quemaduras, manchas, alergias, disminución de la respuesta inmune y cáncer.

Aunque no hay una medida establecida de exposición al sol, lo idóneo es hacerlo protegiéndose con fotoprotectores, conocidos como bronceadores y bloqueadores.

Los bronceadores son productos químicos que ayudan a obtener un bronceado cosmético sin exponerse mucho al sol. Lo que hacen es cambiar la coloración de la piel hacia un tono más café-rojizo o marrón. Estos bronceadores protegen muy poco contra la radiación ultravioleta, por lo que no se recomiendan como protección solar.

Exponerse al sol con moderación y Utilizar el factor de protección adecuado nos permitirá gozar de un bronceado saludable.

Por su parte, los bloqueadores o filtros solares, se usan para proteger de las radiaciones ultravioleta alfa y beta (UVA y UVB). Absorben la radiación e impiden que los rayos penetren en la piel. Desde el punto de vista dermatológico es el más recomendable para fines de protección contra quemaduras solares, fotoenvejecimiento y cáncer de piel.

El FPS (Factor Protector Solar) es una característica de todo protector solar. La piel limpia, sin protección, tiene un tiempo de resistencia natural antes de enrojecerse al sol y el protector solar multiplica ese tiempo de protección.

Los factores menores de 15 sirven para designar a los bronceadores. Los valores más altos identifican a los bloqueadores y se indican en pieles muy blancas, delgadas o intolerantes. Las pieles gruesas y morenas están mayor protegidas y se puede usar un factor abajo de 15.

Actualmente existen otras opciones de bronceado en la piel, como la cama solar y el spray, éste último es el más recomendable, evidentemente los resultados dependen de la marca del producto y su aplicación, pero el efecto cosmético es igual al del sol y no genera ningún riesgo de contraer cáncer. Las camas solares o de radiación
fundamentan su acción en la radiación ultravioleta A (UVA) entonces su riesgo es menor que la exposición directa al sol, pero siempre existe una radiación que pega directamente en la piel.

El sol puede ser un gran elemento en estas vacaciones, pero es bajo nuestra propia responsabilidad el cómo y cuándo tomarlo sin poner en riesgo la salud, para poder gozar de estos días soleados y muchísimos más.

Recomendaciones:
• La piel cambia con el clima y la edad, factores que hay que considerar a la hora de adquirir una crema solar.
• La importancia del bloqueador solar es capital, debe usarse desde el primer momento que se expone al sol y no después, porque la radiación ya se acumuló.
• La leche solar, lociones, cremas y aceites deben aplicarse 30 minutos antes de ponerse al sol, para que los filtros sean eficaces.
• En exposiciones prolongadas, cuando hace ejercicio, suda demasiado o nada, se debe renovar la protección cada 30 minutos.
• Rociarse con agua mineral o cerveza, untarse miel o aceite, no es efectivo para rehidratar. La deshidratación ocurre desde las células hacia fuera, ponerse agua o aceites encima de la piel ni la humecta ni la protege más.
• Cuando se sufren los efectos de una quemadura solar, no debe aplicarse hielo, fécula de maíz, sábila, tepezcohuite, yogurt y otras cosas, porque se puede causar una reacción inflamatoria severa.
• Si se ha sometido a alguna cirugía, tratamientos rejuvenecedores o depilatorios, o está consumiendo hormonas, se requieren cuidados especiales para la exposición al sol.

Bottega Verde La marca italiana de belleza por excelencia natural y de herbolaria, presenta su línea de productos Solares creada para todo tipo de pieles y para uso de toda la familia. Prepara la piel a la exposición del sol, protegiendo el rostro y labios, intensificando y prolongando el bronceado y contiene un poderoso antioxidante con acción emoliente. • Aceite protector para el cabello con filtro solar • Crema facial hidratante y auto-bronceadora con extractos de Té Verde y Aceite de Café • Crema de rostro antiarrugas y anti manchas, con aceite de Argán y Pluridefence, SPF 30 • Gel resaltador del bronceado para el rostro y el cuerpo con extractos de Mango y Papaya • Leche protectora para pieles sensibles y delicadas con MAXnolia y aceite de Argán SPF30 • Loción para después del sol hidratante y delicada con Miel y extracto de Avena

Proteger la piel Los tres primeros días de exposición al sol son los más importantes. En el primer día hay que asolearse en sesiones de cinco minutos, que se extenderán a 10 minutos el segundo día. El tercer día, la piel se pone sensible, la melanina estimulada alcanza la epidermis. Si este día no se toma el sol o se utiliza una protección total, se obtendrá un bronceado perfecto.

Reparar la piel después de asolearse es indispensable reparar la piel. En la mayoría de los casos se produce irritación o enrojecimiento, lo que se conoce como eritema solar. Todos los bálsamos, cremas, geles y demás productos para después del sol contienen hidratantes, antiinflamatorios y regeneradores del epitelio, con lo que además de reparar e hidratar la piel, mitigan la sensación de dolor y ardor. Poseen además un ligero efecto protector y fijador del bronceado al evitar la descamación.

 

Puebla Life

Puebla Life

Leave a Reply

Your email address will not be published.